La opinión de los expertos

El Gorguel: un nuevo atentado ecológico y social

Miguel Ángel Esteve Selma. Profesor Ecología. Universidad de Murcia.

Un proyecto como la dársena portuaria del Gorguel intensificará la degradación de la zona, comprometerá el futuro de la regeneración de la Bahía de Portmán, y truncará sin lugar a dudas las limitadas expectativas que se vislumbran de poder diseñar un nuevo modelo armonioso entre la actividad económica, el desarrollo legítimo de la población local, el medio ambientey el patrimonio cultural.

Leer más.

Los impactos ambientales de un macropuerto en El Gorguel

José Antonio García Charton. Departamento de Ecología e Hidrología. Universidad de Murcia.

Una de las labores más importantes de la ecología y otras ciencias del medio ambiente consiste, acudiendo a una analogía médica, en determinar el estado de salud del ecosistema, a través del examen de un conjunto de síntomas y su comparación con los niveles de referencia correspondientes a un ecosistema sano. Una extensión de dicha tarea radica en establecer, en la medida de lo posible, cuáles serán las consecuencias de determinado proyecto u obra sobre el medio ambiente, mediante el procedimiento denominado Evaluación de Impacto Ambiental (EIA).

Leer más.

Conocer para conservar

Natalia Martín. Responsable de Costas. Ecologistas en Acción.

La cala del Gorguel, la Bahía de Portmán y la Sierra Minera conforman un paisaje único y lleno de tonalidades, que es necesario preservar como parte de una historia repleta de cultura y conocimientos.

La costa y el interior de la Regiónde Murcia conforman unos paisajes llenos de diversidad y con grandes secretos aún por descubrir.

A pesar del valor de sus montañas y de sus mares, el modelo de desarrollo predominante, depredador de recursos, viene poniendo en tela de juicio el buen hacer de las Administraciones públicas de esta región.

Leer más.

No se sostiene.

Campaña de costas. Greenpeace España.

La Sierra de la Fausilla ocupa el tramo costero comprendido entre Escombreras (Cartagena) y la bahía de Portmán (La Unión), de gran valor natural y alto grado de conservación y espacio de la Red Natura 2000 europea.

Sin embargo, esta zona protegida se encuentra amenazada por el proyecto del puerto de El Gorguel. La Autoridad Portuaria de Cartagena está empeñada en desarrollar un macropuerto de contenedores para continuar con las actuaciones de gran impacto ambiental llevadas a cabo en el macropuerto de Escombreras y que han supuesto la desaparición de 20 hectáreas de sierra litoral y la construcción de medio millón de metros cuadrados de superficie artificial sobre el mar.

Leer más.

Por la defensa de El Gorguel

Earth Plan Association

Los integrantes de Eplan queremos unirnos a esta iniciativa para defender el espacio natural de El Gorguel, aportando un mensaje positivo hacia los ciudadanos: la suerte de vivir en una región que disfruta de unos tesoros naturales que no podemos perder bajo la excusa de un desarrollo mal gestionado.

Leer más.

No al macropuerto, ¡sí a El Gorguel!

Feliciano Sáez Gómez, Coordinador del GL de Voluntariado de Murcia de Greenpeace

Nuestras autoridades regionales no aprenden; no han tenido bastante con arrastrar a nuestra región a situarse en una de las peor gestionadas de España, con una política económica basada en el ladrillo y el hormigón. Miles de viviendas construidas e infraestructuras que han destruido una buena parte de nuestro patrimonio natural, el paisaje y los suelos fértiles, con un impacto ambiental y social brutal y que, como siempre, ha enriquecido a unos pocos a costa del paro y la penuria económica de muchos.

Leer más

Pedro Antonio Ríos, Director general de Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Ministerio de Medio Ambiente

Extracto de la entrevista llevada a cabo por el diario La Verdad el 04.07.11

El Puerto de Cartagena acaba de adjudicar el informe de sostenibilidad ambiental para hacer la dársena en El Gorguel. ¿Cree que habrá dificultades para construir esa infraestructura?

- Aquí hay varias cosas que deberíamos separar: el corredor mediterráneo para mercancías es imprescindible; la zona de apoyo logístico como forma de proyectar; y, en cuanto a los proyectos, hay una duplicidad. Desde una mentalidad de Estado, ¿es razonable hacer una infraestructura duplicada en capacidad para competir con Valencia o con Málaga porque yo en el futuro voy a captar mercancías? Hay que dimensionar los esfuerzos porque son muy costosos. El Gorguel es un obrón y hay que ver si hay alternativas que hagan más dimensionada la infraestructura. Tenemos aeropuertos que están inaugurados sin aviones. Tenemos un AVE que hay que cerrar por falta de pasajeros. ¿Es eso lo que queremos?

Leer más

La Verdad 17/02/2012

El arqueólogo Juan Antonio Antolinos (Cartagena, 1973), experto en la minería antigua de la Región, abre el próximo lunes (21.30 horas) las jornadas de estudio sobre Mazarrón ‘Carlantum’, que organiza la Universidad Popular. Antolinos tiene en marcha dos proyectos de investigación: uno sobre las canteras romanas y otro, con la Universidad de Toulouse (Francia), sobre las minas de plomo y plata en la sierra de Cartagena y La Unión.

-Denos una pincelada acerca de la importancia que tuvieron las minas de La Unión y Mazarrón para el Imperio Romano.

-Las primeras minas explotadas a gran escala por los romanos fueron las del entorno de Cartagena. En los yacimientos de plata de Carthago Nova trabajaban 40.000 obreros fijos y reportaban al pueblo romano 25.000 dracmas diarias.

- Ahora se abre una posibilidad turística para esos yacimientos. ¿Puede ayudar esta actividad a la recuperación arqueológica?

-Por supuesto, siempre que se trabaje en su recuperación. Ninguna de nuestras investigaciones tendría sentido si no somos capaces de transmitir nuestros conocimientos a la sociedad. Contamos con un amplio número de yacimientos relacionados con la minería antigua que presentan características adecuadas para ser valoradas turísticamente. La puesta en valor de estos yacimientos debería realizarse mediante proyectos de investigación bien organizados y trabajados por especialistas, con el objetivo de conseguir unos buenos resultados.

-¿Qué posibilidades turísticas le ve usted a estos cotos mineros?

-Muchas. Hay que tener en cuenta un factor poco explotado y que tiene que ver con la puesta en valor del paisaje minero y su evolución histórica. No debemos olvidar que las zonas incluyen, además de los propios yacimientos arqueológicos, un rico patrimonio industrial y etnográfico, sin olvidar su interés geológico, mineralógico y medioambiental, por lo que el abanico de posibilidades turísticas es notorio. Hay múltiples opciones, desde la creación de parques arqueológicos y centros de interpretación, a la creación de circuitos o rutas culturales.

-¿Qué secretos pueden todavía desvelar estos yacimientos?

-Innumerables. Hasta hace pocos años se pensaba que la explotación de la minería se desarrollada en los cotos mineros. Hoy sabemos que mientras que la extracción del mineral se desarrollaba en la sierra, su manufactura se llevó a cabo en multitud de establecimientos diseminados en el territorio circundante, aún sin excavar. También habría que indagar en las técnicas de explotación que emplearon los romanos en la excavación de pozos, que alcanzaron en algunos casos los 360 metros de profundidad. Y sería bueno investigar la condición social de los trabajadores y en su cultura material.

-¿Cómo se puede continuar con las excavaciones arqueológicas en tiempos de crisis?

-Necesitamos que las administraciones públicas y las empresas privadas se conciencien de las posibilidades que nos ofrece el paisaje minero. Es cierto que en Europa se han creado museos, parques arqueológicos y conjuntos históricos subvencionados por empresas privadas que son completamente rentables y sostenibles.

-¿Es suficiente la actual protección para preservar este patrimonio industrial?

-La declaración de Bien de Interés Cultural de la sierra minera de Cartagena-La Unión y de los cotos mineros de Mazarrón ha sido esencial para la conservación del patrimonio minero. Se trata no obstante de un primer paso. Supongo que el segundo será la redacción y ejecución de un plan director de cada una de las zonas mineras para su puesta en valor. Ese documento debería culminarse lo antes posible para preservar nuestro excepcional patrimonio minero. No obstante, hay que seguir trabajando para que la sociedad respete y valore este rico y diversificado legado cultural.